Cuando se enteró de lo que estaban haciendo los nazis con las mujeres embarazadas, mató a cientos de bebés para salvarlos.

Gisella Perl fue una prisionera de Auschwitz que descubrió que las mujeres embarazadas fueron quemadas vivas. Decidí que nunca más habría una mujer embarazada en Auschwitz, dijo.